jueves, 27 de diciembre de 2018

Nuevas amenazas a la Seguridad Marítima...Riesgo Marítimo

A continuación presento una pequeña introducción sobre lo que constituyen los riesgos marítimos desde una perspectiva global, en donde lo digital y tecnológico es parte esencial en la navegación y la seguridad marítima

El auge que representa la globalización ha puesto en un primer plano un tema tan antiguo como la Seguridad Marítima, los nuevos escenarios mundiales, la intensificación del intercambio comercial, actos ilícitos como la piratería y el terrorismo en el mar, así como también la presencia de nuevos actores, en algunos espacios que han estado hasta cierto punto vacíos y libres de todo control, como son los océanos y por ende espacios marítimos, que al dejarlos expuestos se cometen actividades ilegales, que sitúan en la actualidad, el tema de la Seguridad Marítima.[1]

Los riesgos de la navegación, han sido motivo de estudios por grandes juristas, muchos de esos riesgos, son conocidos y amparados por la industria de los seguros, no obstante, a medida que ocurren los cambios tecnológicos han aparecido nuevos riesgos en los escenarios de la navegación marítima, los cuales están latentes y afectan el transporte de mercancías por agua, apuntando en un futuro que no es lejano, sino actual y presente.

Foto: telemundo.com
Imagen:Telemundo/http://diariodelsur.com.co/noticias.

Precisemos antes que nada, lo que se conoce propiamente como Riesgo, el cual siguiendo lo establecido por la doctrina es: “…sinónimo de contingencia, probabilidad, posibilidad, proximidad de un daño”[1]. En este mismo contexto, en el ámbito marítimo se considera:  Riesgo Marítimo “...la probabilidad de que por azar, ocurra un siniestro ocasionado por las operaciones propias o complementarias de la expedición marítima” [2].

Desde esa perspectiva, se entiende también que el riesgo marítimo son todas aquellas situaciones o circunstancias que obstaculizan o entorpecen el libre desenvolvimiento de la navegación. De tal forma que, la doctrina considera al riesgo como eventual, casual y contingente, ya que existiendo la posibilidad de que ocurra el resultado dañoso y, siendo éste acaecimiento de forma más remota, se diferencia del peligro propiamente, en que en éste es más álgido la inminencia del daño o del perjuicio, y aunque los términos pueden llegar a confundirse, el riesgo puede existir, mientras que el peligro existe, es decir que el peligro siempre está latente o inminente al daño.[3]

Habida cuenta de lo expresado ¿Qué relación existe entre el riesgo y la seguridad marítima? como respuesta traigo a colación lo expresado por Kristiansen, (2009) en su libro Maritime Transportation, citado por Malavé, (2017), al señalar:  

El concepto de riesgo ocupa un lugar central en cualquier discusión sobre el tema de la seguridad, con referencia a un determinado sistema o de cualquiera actividad. El término "seguridad" se utiliza normalmente para describir el grado de libertad frente al peligro, y el concepto de riesgo es una forma de evaluarla”[4].

La actividad que envuelve el transporte marítimo y que se realiza a través de los puertos y buques, es más vulnerable por ser cada día más tecnológica y digital, lo cual ha traído como consecuencia que surjan otro tipo de riesgos y amenazas, en función de los nuevos escenarios tecnológicos, afectando la seguridad y colocando en peligro tanto la navegación, como las personas y mercancías y, dependiendo de la magnitud, esos riesgos pueden alterar la seguridad del transporte, en especial, durante la travesía marítima, comprometiendo el traslado de las mercancías, entre los puertos que constituyen eslabones de la cadena logística.

Es oportuno señalar lo establecido por la UNCTAD, en su informe sobre el Transporte Marítimo del año 2017, al hacer referencia muy especialmente, en que las nuevas tecnologías están transformando el sector del transporte marítimo, mejorando la eficiencia económica, optimizando los sistemas y las operaciones de gestión logística y aumentando la conectividad, incluida la conectividad digital. Al mismo tiempo, éstas tecnologías están planteando nuevos problemas, entre los que se encuentran los riesgos de ciberseguridad y la menor protección de la privacidad y de los datos financieros.[5]

Las empresas y organizaciones por ser cada vez más dependiente de las nuevas tecnologías se enfrentan con nuevas amenazas, las cuales se traducen en daños a los sistemas operativos que van desde la pérdida o destrucción de la información, hasta espiar e introducir virus que causan daños en los datos e información de carácter privado, producto de ataques por virus y piratas informáticos. Esto se explica, en cierta forma, ya que los negocios están cada vez más conectados en forma digital, lo cual ha permitido que surjan amenazas cibernéticas, produciendo cuantiosos daños que comprometen la seguridad de cualquier empresa.

Para la Organización Marítima Internacional (OMI) ¨...el riesgo cibernético marítimo se refiere a la medida del nivel de amenaza de un activo tecnológico por una circunstancia o sucesos posibles, que podrían causar fallos operacionales, de seguridad y protección del transporte marítimo al corromperse, perderse o poner en peligro información o sistemas¨.

Las compañías enfrentan el riesgo cibernético y la brecha actual entre percepción y realidad en términos de la preparación cibernética de alguna organización, se hace cada vez más necesaria, de allí que la respuesta de la OMI a través del Comité de Seguridad Marítima ha sido la aprobación de las Directrices sobre la Gestión de los Riesgos Cibernéticos Marítimos, las cuales conjuntamente con las diseñadas por el Consejo Marítimo Internacional y del Báltico (BIMCO), conforman los instrumentos que sirven de guía a los dueños de buques con el fin de protegerse frente a los ciberataques que realizan los hackers.

Las directrices creadas por la OMI, establecen las acciones a seguir principalmente a los operadores de buques, ante posibles riesgos cibernéticos o eventos que pueden amenazar con interrumpir la gestión y operación de los buques, de forma que se puedan resguardar las operaciones e implementar procedimientos específicos para la gestión de los riesgos.

Es necesario entonces, que las mejores prácticas, las orientaciones y las regulaciones que hasta ahora están vigentes, tengan en cuenta lo establecido por la OMI, con el fin de lograr la identificación, protección, detección, respuesta y recuperación, ante posibles ataques, considerando que la ciberseguridad se ha convertido en una gran amenaza a escala global y de cualquier forma en un enemigo sin rostro...

Continuará....

Jeannette Pérez Fernández

[1] Ruesta Botella José. (2009). Seguridad Marítima: Tendencias y Retos. Impacto de los Riesgos Emergentes en la Seguridad Marítima. Instituto Español de Estudios Estratégicos. (p.12-106)
2] Belisario Capella, Freddy. (2013). Riesgos de la Navegación. Segunda Edición. Ediciones Parada Creativa, Caracas. (p. 23-31-32)
[3] Belisario Capella, Freddy. (2013). Derecho del Transporte Marítimo. Tomo II. Ediciones Marítimas Venezolanas, Caracas. (p.309)
[4] Malavé Boada, Tomás. (2017) El principio de la Universalidad del Riesgo en el Seguro Marítimo Venezolano. (p.1).
Kristiansen Svein, citado por Malavé (2017). Maritime Transportation.(p.12) [Documento en Línea] Disponible: http:/legaliter.co.ve/index.php/contacto/ [Consulta: 2018, noviembre 25]
[5] UNCTAD: Informe sobre el Transporte Marítimo (2017). [Documento en Línea] Disponible:
http:/legaliter.co.ve/index.php/unctad-publica-el-informe-sobre-el-transporte-marítimo-2017/[Consulta: 2018, diciembre 21]
[6] OMI. Organización Marítima Internacional.

3 comentarios: